Sopas Mallorquinas

Verdura
  • 4 de Abril 2014

titulo

Traigo esta receta de mi viaje a Palma de Mallorca. Allí comí divinamente en un sencillo bar de menús y la cocinera tuvo la amabilidad de pasarme esta receta "de su bisabuela". Era la primera vez que probaba las sopas mallorquinas y me gustó tanto que cuando llegué a casa tuve que hacer la receta. Preparar sopas mallorquinas tiene algo de trabajo, ya que hay que pelar y limpiar la verdura y eso nos llevará un ratito. Por eso, ya que nos ponemos manos a la obra, es mejor hacer bastante cantidad y así tenemos para varios días. Además, aguanta muy bien en la nevera.

Lo primero de todo es cortar el butifarrón blanco en rodajas gruesas, la cebolla en brunoise, el pimiento rojo en trozos grandes con la mano, las alcachofas en trozos medianos, los ramilletes de coliflor más bien grandes, las judías verdes o habas en trozos pequeños (yo usé habas en vez de judías y las dejé con la piel, ya que eran tiernas), las hojas de col las cortamos en trozos medianos, las acelgas a trocitos y rallamos el tomate.


Teniendo todo lo anterior preparado, en una cazuela grande de barro se sofríe bien la costilla previamente salpimentada, hasta que quede bastante dorada. Añadimos el pimiento rojo cortado en trozos no muy pequeños con la mano, el butifarrón en rodajas y la cebolla cortada en daditos. Ahora se trata de marear un ratito lo que tenemos en la cazuela y cuando se sofría un poco todo, añadir el tomate natural rallado y pimentón de las dos clases (dulce y picante). Dejamos cocinar a fuego medio un buen rato. El siguiente paso es añadir agua, más o menos que cubra los ingredientes. Luego echamos la coliflor y la alcachofa. La verdura no tiene que flotar demasiado. Si vemos que falta agua, luego podemos añadir más. Pasado un rato podemos echar las judías verdes o habas, los guisantes (si son congelados, se pueden echar directamente) y la col. La acelga es lo último que se echa (unos diez minutos antes del final), ya que se hace más rápido. Salamos y echamos también la sobrasada en trocitos pequeños y sazonamos con pimienta negra. En total, tenemos la verdura al fuego durante una hora y media aproximadamente.

Para presentar, se pone sobre cazuelitas de barro una cama de pan seco para sopas y las verduras coladas por encima y, si se quiere, un poco de caldo.
Se puede congelar en porciones la verdura cocida con un poco de caldo. Se descongela y se monta el plato con el pan al momento de servir.
 

Deja tu comentario